Nuria Winkelstroeter

Vivo en Alemania desde hace 25 años, pero nací en Madrid. Con mi abuelo, que era profesor de arte, aprendí a dibujar y a amar la pintura. Lo que más me fascina de la pintura es experimentar con colores y texturas. Descubrí la pintura encáustica por casualidad durante un experimento con ceras duras. Cuanto más aprendía y probaba la técnica, más me gustaba. Sus colores brillantes y sus infinitas posibilidades de manipulación a la hora de pintar me inspiraron. Las propiedades plásticas estructurales de la cera también son enormes.

Por un lado es translúcida y adhesiva, por otro lado se puede pulir hasta hacerla brillar, se puede raspar, rayar y pintar con capas translucidas, crear collages, transferir imágenes, fusionar, modelar, dar forma, textura e incluso utilizar aceite para pigmentar la imagen.

Desde el 2014 trabajo intensamente con la técnica encáustica y estoy muy contenta y orgullosa de mis obras que he creado usando esta técnica. Cada cuadro es una representación plástica de mis sentimientos y emociones.

Espero que le guste.